Beyond Another Darkness: Capítulo 1 Parte 10

*Chasquido

 

Siguiendo el sonido ligero, abrí los ojos.

Un techo blanco apareció dentro de mi visión. El olor amargo de la medicina impregnaba toda la habitación junto con el aroma ligeramente aromático del chocolate. Parece que incluso si caí en las profundidades del infierno no podría escapar de ese olor.

 

«Yamashita Kazue está muerta».

 

Al escuchar una voz, miré a mi lado y vi a Mayuzumi sentada a mi lado. Llevaba un vestido negro como un atuendo de luto mientras comía una barra de chocolate.

 

«Terminó perdiendo ambos brazos y un poco de sangre, pero Yamashita Kazue logró sobrevivir, pero luego alguien la arrojó desde el techo del hospital mientras todavía estaba en estado de coma. Al igual que lo que le sucedió a su hermana. ¿Quieres ver los titulares?».

 

Ella le entregó un periódico en el momento en que dijo esto.

Representó una foto de un hombre, que aparentemente se había colado en el hospital y había asesinado a la paciente. Una cara que parecía mucho más joven que cuando lo conocí me estaba devolviendo la mirada.

 

Tomoyuki Sugita.

 

«Lo que le haces a los demás también volverá a ti. El resultado de aquellos que buscan venganza, qué lamentables».

 

Mayuzumi habló en voz baja mientras continuaba comiendo la barra de chocolate. Apreté el periódico con fuerza en mi mano.

 

«… ¿Has configurado esto?».

 

« ¿Hm?».

 

Comencé a pensar en la figura de Sugita de ese día.

Aunque su comportamiento estuvo al límite hasta el punto de ser un acosador, al final nunca tuvo el coraje de ir más allá de esa delgada línea. O al menos se suponía que era así, pero si cruzaba esa línea.

 

Alguien debería darle ese empujón.

 

«Le dijiste lo que en realidad sucedió, ¿no?».

 

*Chasquido

 

Un pedazo de la barra de chocolate se rompió con un sonido crujiente. Cuando Mayuzumi comió el trozo de chocolate, ella dijo.

 

«Si me preguntas, voy a responder. No importa cuán tonta sea la pregunta ».

 

Los trocitos de chocolate seco en verdad parecían nada más que meros chocolates. Lo que dije acerca de cómo el chocolate seco parecía sangre fue una exageración. Pero lo repugnante del asunto no era mentira.

 

«No se lo dije, si alguien comete un asesinato o no, depende completamente de ellos. Como si alguien decide suicidarse o no ».

 

Lentamente comencé a sentarme, el dolor ya había desaparecido.

Abrí mi camisa y el área donde fui apuñalado sólo dejó una cicatriz extrañamente pequeña.

 

«Así que ya puedes sentarte, eso está bien».

 

«…… Mayuzumi-sama, ¿puedo hacerte otra pregunta?».

 

«Sí, puedes, pero si me haces repetir algo una y otra vez, me enojaré. Pero no me enojaré ni me molestaré por la pregunta concreta ».

 

Me mordí el labio, dudé por un momento si preguntar, pero al final decidí preguntar de todos modos.

 

«Antes dijiste que no había nada de malo en aceptar el caso de un asesino. Pero luego el resultado fue así. Aunque no es ético, podríamos haber hecho lo que se nos pidió y aun así… ».

 

«Comprende esto, no importa cómo sean los solicitantes».

 

Mayuzumi respondió de manera casual. Luego continuó con sus palabras implacables que no tenían conciencia.

 

«Mientras sea interesante, incluso aceptaré el caso de un asesino. Aunque esta vez fue un poco especial. Realmente no me interesaba el caso en sí, pero estaba interesada en ver qué pasaría si le daba a Yamashita Yukiko los cien yenes».

 

Entonces no fue un acto de bondad salvar a Yamashita Yukiko.

O un acto de compasión por Yamashita Yukiko.

Y en cambio, sólo era una mera curiosidad infantil.

 

«Sólo quería ver a alguien suicidarse justo en frente de mí».

 

Pensé en el momento.

La vista de su cuerpo cayendo en picado hacia nosotros, el sonido de su carne estrellándose contra el suelo.

También he escuchado algo similar a eso antes en el pasado.

 

Mis pensamientos pasaron a una escena de techo bajo el cielo azul y blanco. Una persona estaba parada allí. El vestido giró en el viento y de repente la persona comenzó a correr como si se tratase de una señal. Por un momento, el cuerpo colgó inmóvil en el aire, luego con la fuerza de la gravedad cayó en picado sobre el suelo.

 

Al oír el sonido de la carne aplastante, inmediatamente quité mis pensamientos.

 

No podía recordar ese momento.

No podía recordar esos recuerdos. (N/T: Lo siento por la redundancia, pero no pude pensar en otra forma de escribirlo)

 

Un dolor comenzó a aparecer en mi estómago y gotas de sudor comenzaron a fluir.

Sería mejor si los terribles recuerdos pudieran ser sellados así.

Si no lo fueran, mi estómago se abriría de golpe una vez más.

 

«Mayuzumi-sama, una pregunta más».

 

« ¿Hm?».

 

Ignoré el angustioso dolor dentro de mi estómago y continué. Una sonrisa amable apareció en la cara de Mayuzumi mientras me animaba a seguir.

Es probable que ella supiese más o menos lo que iba a preguntar.

Cuando pensé que comencé a pensar si sería mejor no preguntar en su lugar. Pero una vez más, decidí preguntar de todos modos.

 

« ¿Sabías también que sería atacado?».

 

«Sí, esperaba eso. Como hace mucho tiempo que no te veía lastimado, quería ver si tu cuerpo aún podía resistir ».

 

En el instante en que escuché eso, mi visión comenzó a borrarse por una ira inmensa.

Quería atacar a la chica que estaba sentada frente a mí. Pero no tenía sentido llevar a cabo tales acciones. Incluso si terminase rompiendo todos los huesos en el cuerpo de Mayuzumi, ella probablemente continuaría comiendo su barra de chocolate como si nada hubiese pasado. Apreté mis manos fuertemente.

 

«Ah, una cosa más».

 

Mayuzumi continuó como si no estuviese consciente de las turbulencias internas dentro de mi corazón.

 

«La “cosa” dentro de tu estómago también está sana y salva».

 

En este punto, mi furia alcanzó su punto máximo y no pude contener mi enojo por más tiempo. Mi puño voló hacia la cara de Mayuzumi.

Aunque con la poca racionalidad que me quedaba, mi golpe fue desviado hacia la pared a su lado. Un sonido ensordecedor estalló acompañado de un crujido astillado.

 

A juzgar por el tremendo dolor, probablemente se rompió, pero el dolor también me permitió recuperarme de mi furia hirviente en ese momento crítico. Mayuzumi continuó comiendo su barra de chocolate con indiferencia. Pude pronunciar una voz detrás de mis dientes fuertemente apretados.

 

«Mayuzumi-sama».

 

« ¿Sí?».

 

«Por favor intenta morir una vez».

 

En ese momento, incluso entregaré el golpe de gracia.

 

En respuesta, Mayuzumi simplemente dijo.

 

« ¿Quieres algo?».

 

Y extendió su barra de chocolate.

 

«No».

 

Inmediatamente repliqué y me alejé de ella.

Un cielo azul claro se podía ver desde la ventana de la sala.

Era del mismo color que el cielo en ese día en la parte inferior del edificio.

 

No sabía por qué, pero tenía ganas de fumar.

 

 

※ ※ ※

 

 

…¿Qué estaba pasando?

 

De repente volví y me di cuenta de que había una moneda nueva de cien yenes en mi mano.

 

Esta no era la que tenía anteriormente, ¿quién me dio esto?

 

Estaba agarrando una moneda sin ningún rasguño o marca. Aunque no sabía quién me había dado esto, estaría bien si lo usaba. Tenía la garganta demasiado reseca, no podía soportarlo más. Metí la moneda de cien yenes en la máquina expendedora. La moneda cayó con un ruido metálico claro seguido de la iluminación de las luces rojas de la máquina expendedora.

 

Fue una ocurrencia simple.

 

Eso era lo que debería haber pensado, pero debido a la situación hasta ahora, el sentimiento emocional era muy abrumador.

 

Después de un momento de vacilación, elegí un coque dietético. No había necesidad de preocuparse más por las calorías, pero en comparación con una coca normal, la pequeña reducción en la dulzura me resultaba muy atractiva. Abrí la lata y surgió un maravilloso sonido burbujeante acompañado de burbujas.

 

Simplemente no pude resistirme más. Llevándome la lata a la boca, una dulce y hormigueante dulzura asaltó mi lengua. Drenando toda la lata de un solo trago, una sensación refrescante llenó toda mi garganta. En ese momento, la vista del cielo me saludó.

 

Y había una persona parada entre el fondo azul claro del cielo.

 

Esa figura había estado mirando inconscientemente hacia el cielo durante todo este tiempo. Pero la figura que había estado borrosa hasta ahora, de repente comenzó a fusionarse y hacerse más clara. Esa persona llevaba el mismo vestido blanco que mi hermana menor.

 

El vestido blanco que se agitaba con el viento también parecía un torbellino de nubes. El blanco era mi color favorito Pero siempre me había sentido contrariada porque mi hermana menor me copiaba y también vestía de blanco. Mirando desde aquí, parecería que el color realmente me quedaba mejor.

 

— Ahh, esa persona… era yo…

 

En el momento en que me di cuenta de que el mundo se volteó. Un viento feroz soplaba contra mis mejillas. Estaba mirando la máquina expendedora desde la parte superior del techo. Pero nadie estaba allí. Aunque había una lata de refresco rodando en el suelo.

 

De pie desde la parte superior del edificio, todo lo que había debajo parecía tan minúsculo. Y junto con el horizonte resplandeciente y el azul infinito claro… En ese momento eternamente eterno, miré hacia los cielos azules que se extendían y di un paso adelante.

 

Y sintió la tan esperada sensación de caerse.

 

Y así como así… Yo … por primera vez en mi vida morí

 

[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s